martes, 7 de diciembre de 2010

Super Ego

Me declaro una fiel creyente en el amor.
Sea lo que sea que suceda,
que me rompan el corazón más de alguna vez,
 nunca pierdo la fé.
No lo tomo como malas experiencias
si no como oportunidades en las que aprendí a amar,
descubrí de lo que soy capaz de dar,
recibí amor, y que la vida me enseñó a perdonar.

Nunca se tiene nada garantizado.
Pero al fin de cuentas, quien no arriesgó, no ganó.
 - L.M.H.A.


Ya más de dos semanas y el horizonte pinta interesante.
Dicen que cuando se cierra una puerta, nuevas ventanas se abren.
Sucede. 

NOTA: Comienzo aclarando que no intento que este post se mal interprete y se tache de egolatra.
Simplemente son lecciones de vida que he descubierto en los últimos 15 días.

El día siguiente del que Gabe me dejó, admito haber experimentado una sensación de asco hacia la vida. Recuerdo que no hice más que desear dormir un sueño entero. O como me lo repetí tantas veces... Deseo por despertar de aquella pesadilla... 
En un momento creí estar perdiendo la razón y los estribos. Suena patético y en realidad lo fue.
Conduje mi camioneta a velocidades inimaginables, choqué un par de veces (nada grave) y en realidad lo ultimo que me importaba era mantenerme consciente. 
Al trabajo llegué con media hora de retraso, con las pantuflas aun en mis pies... Y sin bañarme. 
Los ojos como los de una tortuga... Hinchados... y verdes... Señal de que la noche anterior no logré dormir... y que había llorado como nunca y como siempre, en silencio.
Mis compañeros de trabajo se sorprendieron pero ninguno preguntó el motivo de mi rara quietud. No fue hasta cuando estallé en llanto delante de ellos cuando les dije que había terminado una relación de 43 meses.
Se mostraron atentos, e intentaron inutilmente levantar mis animos. 
Antes de que llegara mi jefe, procuré cambiar mis pantuflas por las botas de trabajo y me dirigí hacia el sitio de construcción. 
Toda esa mañana veía sin miriar... oía pero no escuchaba...
Aquella voz interna trataba de buscar una y mil razones que justificaran la decisión de Gabe... Querían una respuesta. Y se hacía mil preguntas.
Mi jefe notó mi aflicción, le conté lo sucedido y me dijo que me tomara el resto del día. Comprendió aquel dolor del que padecía. Que no era físico, sin embargo muy poderoso.
Me dediqué a escribir mi dolor. Y lo publique en este blog. Le escribí a ella... y ella me respondió con muchas palabras que no me consolaban, pues yo quería su amor y no su cariño.
Intenté encontrar compañía, consuelo y algunas palabras de alguien que me comprendiera... que me hiciera sentir que no estaba sola en esto, y visité a mi amiga de colegio Nitza, novia de mi amiga Moca.
Entre horas de platica logré sentirme mejor, la mañana siguiente, amanecí mejor. 
Sin embargo el amor hacia la vida seguía extinto.
Sorprendente el resto de esa semana fue una mezcla de embriaguez desintoxicante por las noches y cruda moral por las mañanas... Quizas no fue la mejor manera de canalizar el dolor pero de algo me ayudó. Conocí otras personas, y me sentí muy en ambiente. Estar rodeada de personas que no conocían a Gabe me hizo olvidarme de ella durante aquellos momentos. Y como fuera, para mi, eso era ganancia.
No volví a llorar repentinamente desde el Martes 23 de Noviembre. Por las noches salía con la gente que recién conocía. Entre ellas a una chica, que estudió en el mismo colegió al que yo asistí y nos graduamos el mismo año, sin embargo yo jamás la había tratado a pesar de saber de su lenchez desde el primer momento en que la ví hace ya muchos años. Sin embargo... Jamás la había tenido tan cerca.
Fue un click instantáneo al momento de volvernos a ver...
Desde siempre me atrajo, pero siempre lo contuve. Nunca fuimos amigas y jamás nos dirigimos la palabra a pesar de que estábamos en el mismo colegio. Siempre me dió pena. La típica reacción de Soad que la delata cuando alguien le gusta.
Logramos platicar mucho, y ambas sentimos esa atracción. Sin embargo tanto ella como yo, nos abstuvimos de que todo llegara más lejos debido a lo reciente que había sido el termino de mi relación con Gabe y pues por que al involucrarme sentimentalmente con alguien deseo hacerlo libre de todo sentimiento que me ate de alguna forma a mi ex.
Por otra parte esta la chica tuvo una muy mala experiencia en su pasada relación amorosa y no dudo en que ahora lo piense 2 veces antes de enamorarse de nuevo. Y tampoco quiere ser el clavo que me saque otro clavo.
Entonces todo quedó ahí, a pesar de muchas cosas que en algún momento nos movieron el tapete y nos hizo reconocernos enseguida. Pero no era un momento prudente.
Entonces proseguí mi camino. La he vuelto a ver un par de veces más y hemos quedado como amigas, no las mejores ni mas cercanas amigas pero si del tipo de amigas con las que sabes que queda algo pendiente.
En fín...
Aparte, hay una segunda mujer que ha intentado a toda costa de conquistarme, que tambíen estuvo en mi mismo colegio, y que en efecto, con ella sí eramos compañeras de salón. La diferencia que ella comenzó su acecho desde hace ya casi 2 meses. Al enterarse de mi nueva (y poco común) soltería no lo dudó y duplicó sus ataques, volviéndolos masivos y convincentes. Me compró algunos obsequios caros. Lo cuales no le recibí por temor a verme comprometida de alguna forma a acceder a sus pretensiones. Lo curioso es que ella parece nunca darse por vencida. Me dice mil cosas lindas, me da mil motivos por el cual ella me quiere como su pareja y otros mil para convencerme de lo bien que ella me trataría... Literalmente me pone casa, coche y una tarjeta para el shopping.
Pero Soad simplemente NO quiere... al menos no con ella.

Ciertamente no viene al caso, pero se me hace interesante contarles lo curioso que es que Moca y Nitza, al igual que estas 2 chicas de las que acabo de contar, también estuvieron en el mismo colegio y todas, las 5 (incluyendome) nos graduamos el mismo año. Y más singular, es que era un colegio bien y por si fuera poco, católico. 

Por otro lado va el factor X: Los hombres...
No se ni de donde ni como... pero olfatearon a la fémina recién soltera y decidieron caerle como hienas.
Son dos. Pero omitiré detalles sobre ellos. Sin embargo creo que mis feromonas los han vuelto locos.
No se que le sucedió de repente a la Soad que nadie volteaba a ver, que nadie notaba y a la que todos la miraban solo como amiga.
Sea lo que sea, me ha dado otra perspectiva de la situación.
Despues de casi 11 años de no estar soltera (sí, once), me he vuelto a descubrir.
Me he vuelto a encontrar a mi misma, a aquella niña de 15 años a la que abandoné a merced de las mieles del amor. Aquella que siempre estuvo conmigo y que nunca ví.
Aquella a la que nunca escuché, aquella que abandoné aun siendo una adolescente y hoy la vuelvo a encontrar convertida en mujer.
Me he vuelto a encontrar conmigo misma.
Casi no me reconozco. De aquella niña cuyas preocupaciones eran propias de una colegiala y a la que las bandas de pop de finales de los '90 la volvían loca, queda poco y casi nada. La que leía revistas de niña fresa, y tapizaba su dormitorio con posters. Aquella a la que le fascinaban las artes graficas y llenaba un diario a puño y letra. Aquella que era líder y popular. La que era la más creativa, la que siempre fue precoz, la que se soñó lejos de donde hoy estoy, la que era lenta a la ira y para la cual sus amigos eran lo máximo.
Hoy encuentro a una mujer fuerte, decidida y con pocos miedos. Profesional, trabajadora, emprendedora, hogareña, y por que callarlo? Tambien guapa.
Hoy encuentro a una mujer que en asuntos del amor ha sido victima y victimaria.
A una mujer que cree en el amor y que está convencida de que el amor llega... en el momento menos esperado, en el lugar menos pensado y con la persona menos imaginada.
Que sabe que cuando el amor llega simplemente lo sientes, te inspira sentido de pertenencia. De repente sabes que estás en casa, que ese es tu hogar.
El amor llegará... sin buscarlo... solo llegará. A pesar de que hayan épocas de soledad, donde solo desee amar y ser amada.
He estado ahí, estoy ahí y por algún tiempo seguiré ahí.
Permitiré que un nuevo amor me descubra. Una vez me encuentre, nos reconoceremos y sabremos de lo que estamos hechos. 
Pero por ahora, estoy retomando la relación más importante de mi vida. La relación que debo cuidar como ninguna otra y de la que me debo enamorar cada vez más.
Esa relación entre mi ego y mi super ego. Ese amor propio que me permite ser feliz por mi misma. Feliz por lo que soy, por lo que significo, por mis capacidades y aptitudes.
Feliz yo.
Sin necesidad de aprobaciones ajenas, sin presiones de agradar a nadie más que a mi misma.
Hoy comienzo a valorar a la mujer que soy.
A reconciliarme con aquella chica quinceañera a la que abandoné..
A conocerla y aprender sobre  gustos, sus inquietudes, leerla e interpretarla entre lineas, escucharla en silencio.
Enamorarme de ella que habita en mí y la veo en mis ojos verdes, en mi piel canela, y la escucho con esa voz a veces sensual, aveces divertida y aveces llorona.
Aquella que es puro sentimiento. Que es entregada y que no teme los riesgos. Aquella que es aventurera, que es dama y que es apasionada.
Debo perdonarme errores que aún arrastro con el paso de los años y que sin saberlo, han estigmatizado mis pasos
Al final del día, nadie puede entregar lo que no tiene ni para consigo.
Cómo puede alguien amar a otro, sin saber amarse siquiera a sí mismo?
Ya no pienso en la muerte como una salida a los problemas que me angustian, si no como la culminación de lo que una gran mujer logró a lo largo de su paso por este mundo.
Hoy amo más a la vida. Y amo esta oportunidad que hoy tengo para recuperar lo que soy.
No olvidaré a Gabe ni la dejaré de amar de un día a otro. Confío en que el tiempo todo lo cura.
Pero no pienso ser víctima de una depresión eterna.
Animos!! La vida continúa, sola o acompañada el camino espera por mí, y con él vendrán nuevas cosas que ansío vivir.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Este post me encanta.
Admiro a la Soad que lo escribe, y que viva su ego por que no???
jejejejeje!
Besos amiga. Te quiero mucho!!

Incomprendida dijo...

El duelo no podía durar tanto, tuviste tu momento, pero afortunadamente te das cuenta lo mucho q vales. Sigue así!

Cuijit@ dijo...

oye si eres asi como te describes me apunto a tu lista de admiradoras :P