jueves, 16 de diciembre de 2010

P.A.T.E.T.I.C.O.

Alguna de uds. cree en que las cosas no suceden por casualidad? Que existen señales que te indican que debes arriesgarte a algo? Pues eso me sucedió justo hoy. Solo que no resultó como lo esperaba... 
Y a decir verdad, ni siquiera sabía que esperar.

Eran las 4:30 de la tarde cuando me encontraba ya fuera de mi horario de trabajo y escuchando par de canciones que retratan mi estado de animo, impotencia y dolor. Aun cuando ya hace mucho desde que la vi la ultima vez. Hace aprox. 2 semanas. Y más nunca la volví a buscar.
La oficina estaba vacía, y me permití dejar caer un par de lagrimas. Pero decidí dejar de pensar en ella y volví al sitio de construcción. Había sido un día terrible. Lleno de cosas por hacer, sin descansos y eso me mantuvo estresada. Creí que la llegada de los chicos del grupo juvenil de la iglesia que estamos construyendo me levantaría los animos y por un momento lo hizo. Ver caras nuevas y sentir a los chicos tan emocionados me hizo sentir la frescura de la juventud. Y me hizo ver que yo ya no estoy tan joven.
Salí de la oficina e hice la ultima inspección, me despedí de mi jefe y tomé mi camioneta que ya había encendido la señal de falta de combustible.
Iba rumbo a mi casa, y encendí el stereo del carro. Y escuchaba una cancion que se llama "The lover after me".
Volví a dejar caer un par de lagrimas... La canción hacía perfecto sentido. La melodía era tal como en ese momento me sentía... triste y desesperada.
La iba cantando en voz baja... y derepente sin pensarlo volteo a ver y encuentro a un amigo de la Universidad.
El venía caminando en sentido contrario al que yo iba. Soné el claxon y le hice señas con la mano. Me volteó a ver. Le dije que se esperara. Me metí por una calle y como pude retrocedí para meterme al otro carril. Fue una imprudencia mayuscula de mi parte. Pero necesitaba cualquier excusa que me sacara a Gabe de la cabeza. Entró a mi carro y lo saludé muy contenta. (Como que si se trataba el mesías que me iba a rescatar de la eminente depresión que estaba por hundirme). Le dije que encantada lo llevaba a su casa, platicamos sobre su trabajo y los 4 km que me devolví fueron muy trankilos. Llegué a su casa, me agradeció el "ride" y se despidio y cerró con broche de oro: "Saludos a Gabe".
Una falsa sonrisa y un fingido, "Ok, gracias" fue mi respuesta.
No podía creerlo, aun nuestros amigos no lo sabían. Pero me daba igual. Así que volvi a subir el volumen a la musica y le di "back" al track que iba escuchando...
Masoquismo de mi parte... Un atentado a mi voluble estado de animo... iba yo de nuevo sobre la carretera, cantado, llorando.
Derepente entrada en mi misma, con los ojos llenitos de lagrimas voltee a ver lo que parecía el carro de Gabe... lo chekee por el retrovisor casi convencida que no era ella. Para mi sorpresa, si lo era.
Justo en el mismo punto donde había visto a mi amigo hacía unos cuantos minutos atrás, yo iba repitiendo la misma canción, recordandola.
No lo pensé. O quizas sí. 
Me metí por un camino de terracería, empedrado y lleno de hoyos. Retornando en dirección hacia ella. 
No me importó nada... caí en mil baches, y por poco no atropellé a un par de personas que caminaban por ahí. Iba decidida a ir por ella.
Llorando. Un río de lagrimas en mi cara. Yo tocaba el claxon detras de ella... Le hacía cambio de luces... Volvía a tocar el claxon.
Ella no se detenia. No se percataba. Volví a pasar frente la casa del tipo al que había ido a dejar. Y justo al llegar al final del Boulevard, me dí por vencida y llorando me dije: "No tiene caso. No me quiere ver."
Pero llorando, en un intento desesperado por verla, decidí seguirla todavía. Y así hice. Hasta que en una parada ella me vió, bajó en vidrio y me saludo muy contenta. Le hice señas de que se aparcara en algun lugar. Pero la carretera es altamente transitada y peligrosa... 
200 metros después logró encontrar un lugar algo adecuado. Detuve mi carro, lo cerré, y me fuí directamente al de ella. Entré y ahogada en llanto solo la abracé.
La abracé y llore en su hombro. Lloré como una niña. Lloré como si el corazón se me estuviera desgarrando al sentirla tan cerca. Lloré por que aún no sabía que más hacer.
Ella me consolaba, y besaba mi frente con ternura. Yo me aparté de ella. Me tapé la cara con las manos... y no pude dejar de llorar.
Ella preocupada me preguntaba si algo me sucedía, si tenía algún problema, si me encontraba en alguna mala situación... Yo solo lo negaba con la cabeza... y la volví a abrazar. 
Ella me seguía preguntando.
Yo seguía negando. Yo seguía llorando.
Luego ella comprendió. Lloraba por ella.
Me abrazó, me pidió disculpas. Me pidió que me calmara. Me pidió que no llorara.
Era inútil. Yo no sabía más que hacer. Solo abrazarla. Solo llorar.
Dolía.
Pero no dolía tanto como el segundo después de que me confirmó una vez más que no me ama.
No lo soporté...

"No me amás?? Por qué no me amás??"

-"Negra, lo siento... No llorés por favor. No llorés... No por mi, no merezco tus lagrimas. Ni yo misma lo se... simplemente dejé de hacerlo. Por favor Negra, no llorés. Me parte el corazón verte llorar. Yo te quiero muchisimo. Sos incriblemente importante para mi, y no te merezco. No podés seguir sufriendo por mi. Vamos... vamos a casa... aca es peligroso. Debo llegar a mi casa.
Tengo varios días te estar del pelo en el trabajo. No he descansado para nada. Tengo problemas con mi mamá, y problemas con mi papá... He estado apretadisima y con dolor de cabeza desde el lunes.
Vamonos a descansar. Necesitas descansar. Deja de llorar. Se que es dificil y será dificil para vos. Para mi lo es también. Pero no te quiero seguir hiriendo ni engañando."

Yo lloraba, y tapaba mi cara con mis manos.
Ella me acomodaba el cabello y me daba un beso en la frente.
Repitió que le destrozaba el alma verme así. Y solo le contesté:
 "Yo ya la tengo destrozada".

Le pedí perdón por irrumpir en su camino a casa, por el tiempo que le estaba quitando pero sobre todo por la patética situación que le estaba ocasionando. Y la vergonzosa situación en la que me estaba poniendo yo misma.

Ella solo dijo: “Vámonos, por acá pasan muchos policías, ya sabes la mala suerte que tengo, van a llegar, se van a detener y nos van a armar problema si te ven llorando así y pensarán que te estoy haciendo algo”. 

Yo me negaba. Y con cierto rencor le dije,
“Nunca te importó lo que yo sentía. Siempre pendiente de cualquier otra cosa.”

Ella replicó:
“Negra, por favor... no es eso... estoy sumamente nerviosa acá. Esta anocheciendo, van a detenernos y no quiero ir a parar a una posta policial. Por favor vámonos. Vení, te voy a dejar a tu carro. Vamos..."


Yo me sentí peor... pero luego de haberme negado un par de veces, salí de su carro. Me metí en el mío. Ella me abrazó como despedida. Pero yo le pedí que no se fuera aún. Camiones y equipos de transporte pesado pasaban a poquísimos metros de donde nosotras estabamos. Se lograba sentir la fuerza y la velocidad, y ni hablar del ruido que producían.

Bajé la cara... y entre sollozos y sin verla de frente comencé a reclamarme mil cosas, y a preguntarle unas mil más.
Le dije que todo iba mal. Que me encontraba muy mal. Que no tenía deseos de nada. Que no podía ni dormir. Que por las noches me atacaban pesadillas donde nuestros allegados me decían que nunca la hice felíz, que ella se fue con otra, y que no me amaba, y peor aún, que nunca me amó.

Ella me dijo que no era así. Que ella me amó, que me amó de una manera inimaginable, pero que ni ella sabía que le sucedió a ese amor. 

"Gabe, Que hice mal?? Que no te dí?? En que fallé??"

Ella decía: "En nada Negra... en nada..."
"Estas enamorada de otra?"
"No Negra... no, no... nada de eso"
"Entonces?? Que pasó??"
"No lo se... te dije, soy un desastre. Ni yo me entiendo"
"Me haces tanto daño... Me duele tanto...."
"Lo se, y sufro al causartelo. Vos mereces ser felíz... Solo es cuestión de tiempo... Vas a ver que con el tiempo todo mejorará"
“Ya no me amás?”

 Ella lo negó con la cabeza.

“Gabe, decime, Como fue que me dejaste amar de un dia para otro? Como es posible que hace unos dias me demostrabas tu amor y ahora que?? Ya no lo sentís?
“No lo se...”
“Que paso???” 
“No lo se... Soad, lamento tanto que todo terminara asi.. Nunca fue mi intención hacerte mal. Perdoname.”

Luego murmure entre llanto algo que ni yo misma recuerdo, y ella dijo…

“No no no no… No supliques por amor.”
“No lo estoy haciendo. No lo volveré a hacer”

Ella se tranquilizó.

“Perdón Gabe por quitarte tu tiempo, y se que es estúpido esto que estoy haciendo y que es una completa locura haberte seguido y haberte hecho detener solo para llorar desconsoladamente. Pero ni yo misma pude evitarlo. Mi impulso fue más fuerte. Lo siento tanto…”

“No te preocupes, pero ya vamonos, aca es peligroso y muy oscuro… De verdad vámonos, estoy muy nerviosa.
“Esta bien,” finalmente accedí  -“nos vemos cuidate.”
“Dale, cuidate.”

Encendí mi carro, y volví camino a la casa. Llorando.
A los pocos minutos me percaté: Dejé mis anteojos en su carro. Pero no la voy a llamar. No quiero que mal interprete un olvido mío. Si se perdieron, pues se perdieron.

7 comentarios:

Amara dijo...

Nena, no seas tan dura contigo, no fue patético, es parte del proceso. Ya sé que en este momento las peores frases que te pueden decir empiezan con "con el tiempo...", pero es verdad. Uno hace cosas de las que no se siente orgulloso a veces, pero vienen del corazón y ese no acepta restricciones, con el tiempo vas a ver esto -y las cosas que te faltan por hacer- como cosas que hace uno cuando tiene el corazón roto.

Te prometo que esto también pasará. Yo estoy viviendo lo mismo, aunque lo mio empezó el 13 de octubre, cuando mi esposa de 5 años se acostó con una mujer más joven, más bonita y más delgada y luego me pidió "tiempo". Si mi experiencia te sirve, estoy aquí.

Anónimo dijo...

Crayola de verdad, creo que no es necesario que te diga algo para que sepas lo perfecto que te entiendo, y tú mejor que nadie sabes todo lo que pienso y siento.
No sé que más decirte...

Incomprendida dijo...

Me haces recordar tantas cosas pasadas, hice las mismas cosas q tú, me humillé, lloré y suplique amor, pero al menos ten el consuelo q no te trata mal y trata de entenderte, a mí solo me dijeron, "así paso, lo siento no puedo hacer nada".
Dale su tiempo, derepente ni sabe lo quiere, haz todo lo posible por no llamarla o buscarla, para q pueda pensar bien y al final no le llegue a fastidiar tu presencia.
Se perfectamente como te siente y tu desesperación, es muy dfícil y nada de lo q te diga, calmara tu corazón en estos momentos.

Soad dijo...

Amara:
Muchas gracias por compartir tu experiencia. Igual y se que comprendes lo que se siente. Y yo comprendo tambien tu dolor. Supongo que no nos queda más que sacar fuerzas de donde sea...
Gracias por leer este blog y por dejar tu comentario. Realmente lo aprecio mucho.

Soad dijo...

Crayola, se q me entiendes y quizas nadie mejor que vos sabes como ha sucedido todo. Amiga mil gracias por estar siempre presente.

Soad dijo...

Incomprendida:
Sí, eso mismo haré. Ciertamente, esta era la primera ocasion en que la buscaba...
Pero me he jurado nunca más volverla a buscar.
Gracias a tu tambien por leerme y por tu consejo. Pienso que es muy acertado y lo seguiré.

Anónimo dijo...

Zas ! Estas en un punto super complicado ... puedo decirte que a mi tambien me han dicho -Ya no te amo- todo el tiempo sentia un hueco horrible en el cuerpo ... Todo mundo tenemos una forma de reaccionar y lidiar muy diferente .. no esta mal ni es patetico lo que has hecho ... es tu proceso .. En mi caso deje de tener cualquier tipo de contacto ...pero no todo mundo es igual. Mucho Animo y sigue bloggeando pues lo haces muy bien ....Maria